Brasil planea construir un parque de diversiones erótico… pero sin sexo

¿Un parque de esculturas eróticas? Sí. ¿Carritos chocones con forma de genitales? Sí. ¿Una cafetería que sirva recetas afrodisiacas? Sí. ¿Un lugar para tener sexo? Mmm… mejor no.

erotikaland-brasil-sexo-parque-atracciones
13 may, 2016 a las 13:39

En Brasil, unos empresarios planean construir un parque de diversiones exclusivamente para adultos que se llamará “ErotikaLand” y estará ubicado cerca a la ciudad de Piracicaba, a unas dos horas en auto desde São Paulo. Esperan que esté listo para abrir sus puertas en 2018.

El proyecto, sin embargo, ha encendido un debate sobre las muestras públicas de actividades sexuales en Brasil, un país donde las celebraciones del carnaval incluyen a bailarines vestidos con muy poca ropa y donde existen miles de moteles que se esmeran en complacer a una clientela exigente.

“No podemos convertirnos en la capital de sexo”, dijo a los reporteros Matheus Erler, un miembro del Partido Social Cristiano que controla el Ayuntamiento de Piracicaba; dijo además estar preocupado porque el parque atraería a “personas libertinas”.

El empresario a cargo del proyecto, Mauro Morata, trató de calmar algunas inquietudes locales cuando dejó en claro que el parque se construiría fuera de los límites de la ciudad. A pesar de ello, los líderes municipales de Piracicaba y la cercana São Pedro se las han ingeniado para bloquear el proyecto. Pero Morata dice que seguirá adelante con su proyecto y hace énfasis en las ventajas económicas que representa: 250 nuevos empleos y miles de visitantes con los recursos para costear la entrada de 100 dólares por persona.

En cuanto a la temática atrevida, los inversionistas de ErotikaLand dicen que el parque promoverá un acercamiento sano al sexo. Los visitantes podrán recorrer un museo que explora la historia de la sexualidad y los empleados promoverán el uso del condón. El parque tendrá un “área de juegos sexuales”, que constará de un laberinto, una rueda de la fortuna y un tobogán acuático.

Lo que los clientes no podrán hacer, según los inversionistas, será tener sexo; al menos no en el parque.

“Este no será un sitio para mojigatos, pero tampoco se trata de querer recrear Sodoma y Gomorra”, explicó Morata. “Si los visitantes quieren llevar las cosas a otro nivel, pueden ir a un hotel cercano, que también operaremos”.

¿Qué dices?

Disculpa, debes iniciar sesión para escribir un comentario.