Castigar o premiar a tu perro

Cuando se hace de manera correcta, el perro aprende las normas básicas de convivencia, que le permiten desenvolverse sin problemas con su familia humana. Pero si no se hace bien hay riesgo de agravar las conductas indeseadas.

perropensando
07 abr, 2014 a las 17:45

La educación del perro debe basarse en los refuerzos positivos, es decir, frente a una actuación correcta del animal, se le premia de manera verbal y con caricias. De esta manera, el perro entenderá qué es lo que se espera de él y repetirá la conducta adecuada.

Para premiar el comportamiento del perro, se puede tener a mano algún alimento específico, como unas galletas caninas, y dárselas cuando haga lo que se espera de él. Si se opta por la galleta como premio, hay que acompañarla siempre con elogios y caricias.

El castigo físico nunca se debe usar, porque se crea en el animal miedo e inseguridad. Hay que regañarles de pié, como forma de reforzar la posición jerárquica superior de los dueños. Se le puede aplicar presión en el cuello con la mano, para que el perro se mantenga sentado mientras se le riñe de manera verbal. No es necesario gritar, con el tono de voz, el perro comprende que sus dueños no están contentos con su comportamiento.

¿Qué dices?

Disculpa, debes iniciar sesión para escribir un comentario.