Según estudios realizados afirman que estos cigarros electrónicos funcionan  tan bien como los parches de nicotina.

La incertidumbre que rodea el uso de los cigarrillos electrónicos también conocido como ‘vaping’, no impidió que un organismo gubernamental en el Reino Unido concluyera en un nuevo informe que los cigarrillos electrónicos pueden ayudar a las personas a dejar de fumar, ya que estos son 95% más seguros que los cigarrillos normales, y por esta razón el uso de estos dispositivos debería de ser maximixado.

“Pienso que el informe estudiado exagera la evidencia de que los cigarrillos electrónicos son un milagro para dejar de fumar”, dijo Michael P. Eriksen, decano de la Escuela de Salud Pública de la Universidad Estatal de Georgia. Los dispositivos parecen ayudar a las personas a dejar de fumar casi tanto como las terapias de reemplazo de nicotina, sin embargo, la mayoría de los fumadores aún no tienen éxito en dejar de fumar, dijo.

Para aquellos que usan los cigarrillos electrónicos como una ayuda para dejar de fumar, la meta es cambiar por completo a estos productos y luego, eventualmente, dejarlos también. “Eso sería un logro significativo para la salud pública”, aclaró Eriksen.

Muchas son las personas llamadas ‘fumadores duales’, quienes usan tanto el tabaco como los cigarrillos electrónicos, y no está  si finalmente eliminan de manera gradual a los primeros.

Debido al nivel de nicotina en los cigarrillos electrónicos, dejar de fumar podría ser tan difícil como renunciar a los cigarrillos regulares, dijo el doctor Jason Jerry, un especialista en adicciones en la Clínica Cleveland.

Aunque los cigarrillos electrónicos probablemente son más seguros que los cigarrillos de tabaco, la estimación del 95% es probablemente demasiado alta, dijo Eriksen. Esa cifra se basa en la opinión de expertos y no en estudios científicos, y podría hacer que los  fumadores piensen que pueden comenzar ‘vaping’, agregó.

La ventaja para las empresas sería que luego podrían hacer afirmaciones sobre su producto, diciendo que es una ayuda para dejar de fumar. Hasta la fecha no hay cigarrillos electrónicos autorizados en el Reino Unido, aunque el nuevo informe anima a la concesión de licencias.

“El Reino Unido y la Unión Europea están más adelantados y Estados Unidos podría seguir el ejemplo de lo que ellos han hecho”, dijo Eriksen. Las regulaciones de la UE incluyen una prohibición de la publicidad de los cigarrillos electrónicos y el requisito de que los productos tengan etiquetas de salud.

Muchos estados en Estados Unidos tienen reglas acerca de los lugares en donde las personas puede hacer vaping y normas que impiden la venta de cigarrillos electrónicos a menores de edad. Existe la preocupación de “si se trata de un producto mucho más atractivo para los adolescentes con todos los sabores como goma de mascar y otros sabores”, dijo Jerry.

Un informe de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades descubrió que el uso de cigarrillos electrónicos entre los estudiantes de secundaria se triplicó de 4,5% en el 2013 al 13% en el 2014. En ese tiempo, el uso creció entre los estudiantes de la escuela media del 1% al 4%.

Con información de Informe 21.