‘Deadpool’, el triunfo de un salvaje escabroso

El director Tim Miller se une a los guionistas Rhett Reese y Paul Wernick para presentar a personajes nacidos de la mente de Rob Liefeld y Fabian Nicieza, dando como resultado una brutal, sincera y radical película: 'Deadpool'.

Wade-Wilson-Ryan-Reynolds-estadounidense_LPRIMA20160312_0099_34
14 mar, 2016 a las 18:26

Rob Liefeld, junto con colegas suyos como Todd McFarlane y Jim Lee, fueron los padres de una serie de superhéroes atípicos. Sus salvadores de la humanidad recibían nombres como Magnum, Pulse, Grifter, Zealot, Catwalk o Deadpool.

Eran una partida de personajes cínicos, estrambóticos, chocantes, salvajes, conflictivos y escabrosos.
Se trataba de figuras que manejaban un lenguaje que podía inquietar a cualquier libre pensador y desconocían el alcance de las palabras límite, sutileza o pudor.

Sus orígenes laborales no eran necesariamente la docencia o la investigación científica.
Su mundo era heredero de una estética bizarra combinada con el tono de una brutal novela de Stephen King, así como de esa clase de literatura sin dobleces del siglo XX que se dio a conocer como realismo sucio.
Eran hombres y mujeres que carecían de mayores inquietudes éticas y filosóficas al momento de convertir en rompecabezas a sus adversarios.

Pasaban de largo cuando alguien les preguntaba si sus acciones buscaban elevar la justicia social del planeta o si eran los portaestandartes de algún nuevo movimiento ético que busca un mundo mejor.
Es por eso que cuesta ubicar a Deadpool como un ciudadano modelo, o un punk renegado o un hippie trasnochado.
Quizás Deadpool sea víctima de las circunstancias, como el resto de los buenos personajes del cómic más elevado, al ser una persona que busca la cura de su grave enfermedad y el resultado son poderes que le causan problemas y responsabilidades que no deseaba.

Los expertos en materia del cómic lo ubican, como a otras creaciones de Rob Liefeld, un autodidacta del dibujo, como un integrante de la llamada Generación X.
Ese grupo poblacional son los hijos de Star Wars, la comida chatarra, los videojuegos y las cintas de Bruce Willis (cuando pasó de la comedia de misterio para la televisión Moonlighting a estelarizar la saga Duro de matar).

Con información de la prensa

¿Qué dices?

Disculpa, debes iniciar sesión para escribir un comentario.