Director de Hotel Transylvania 2: "Nunca se sabe realmente lo que hace reír a un niño"

Genndy Tartakovsky habló sobre los nuevos desafíos que supuso la secuela de la taquillera cinta animada

Transylvania-Dracula-Foto-Mercurio-Chile_NACIMA20150924_0024_6
25 sep, 2015 a las 03:27

Sentado en el salón de un exclusivo hotel del balneario mexicano de Cancún, Genndy Tartakovsky (45) recuerda que fue en este mismo lugar, tres años atrás, cuando los ejecutivos de Sony comenzaron a intercambiar con él ideas respecto de la secuela de una película que en ese momento promocionaba, aunque ni siquiera la había estrenado aún. Se trataba de Hotel Transylvania (2012), cinta animada que mostraba monstruos clásicos desde una perspectiva humorística y que se convirtió en un rotundo éxito, recaudando 358 millones de dólares en el mundo.

“Estábamos aquí mismo y nuestros jefes nos empezaron a hablar de una segunda parte, cosa que nos sorprendió bastante, aunque en realidad no fue sino hasta el primer fin de semana de estreno en Estados Unidos cuando supimos con certeza que haríamos la película”, dijo el cineasta de origen ruso.

Hotel Transylvania 2 retomó la historia de Drácula, dueño de un hotel para monstruos que en esta oportunidad no solo debió lidiar con la relación entre su hija Mavis y un despistado humano llamado Jonathan, sino que ahora se convierte en abuelo de un energético niño llamado Dennis. Cuando la pareja decidió ir a visitar a los padres de él, Drácula y sus amigos (entre ellos, el hombre lobo Wayne, el hombre invisible Griffin y Frank) deberán cuidar al niño, al que intentarán enseñarle cómo ser monstruo.

En su versión original, la cinta contó con voces famosas, como las de Adam Sandler, Kevin James, Selena Gomez y Mel Brooks.

“Creo que los monstruos han sido graciosos por mucho tiempo, no solo ahora”, expresó Tartakovsky. “Abbott y Costello ya los mostraron desde una mirada humorística, y esos fueron los monstruos con los que yo crecí, porque la verdad es que no veo películas de terror. Así que mi acercamiento a ellos fue diferente”, explicó.

El director confesó, además, que embarcarse en esta secuela luego de una primera película taquillera no fue nada fácil: “Empezamos con una historia, pero la cambiamos varias veces. La idea básica de Mavis y Jonathan teniendo un hijo estuvo desde el principio, pero todo lo que sucedía alrededor era diferente. También hay que lidiar con muchas visiones distintas, porque todos tienen una idea diferente de por qué la primera película fue exitosa. No voy a mentir, eso no es lo más fácil, pero esto es un negocio y hay que encontrar la fórmula”.

Sin embargo, para el director el mayor desafío fue encontrar el humor que conectó con el público infantil al que la cinta va dirigida. “Nunca sabes realmente lo que hace reír a un niño. Yo he estado haciendo productos para ellos, tanto en cine como televisión, por mucho tiempo, y muy temprano aprendí que nunca sabes lo que gusta a un niño de seis o diez años”, destacó.

Vía El Nacional

¿Qué dices?

Disculpa, debes iniciar sesión para escribir un comentario.