Esta joven recibió por error 3 millones de euros en su banco y se los gastó en lujo

Habría gastado 'sólo' 1,3 millones de los 4.653.333 dólares australianos (alrededor de tres millones de euros) que le ingresaron de forma errónea como crédito ilimitado en su cuenta de Westpac, uno de los cuatro principales bancos australianos.

china rica
09 may, 2016 a las 21:31

 

Christine Jianxin Lee, estudiante malasia de ingeniería química, fue sorprendida el pasado miércoles 4 de mayo en el aeropuerto de Sidney mientras estaba embarcándo para huir a Malasia.

Desde hacía cuatro años la joven vivía en el lujo desenfrenado: adquisiciones de moda de grandes marcas, restaurantes prestigiosos y hoteles de cinco estrellas. A Christiane no le faltaba nada desde que, un mes antes de su 18 cumpleaños, abrió una cuenta corriente a la que acreditaron una cifra estratosférica de dinero. Pero en lugar de notificarlo al banco, comenzó a gastar a lo grande.

Sin embargo, sabía que la suerte se le iba a terminar pronto y por eso pidió a toda prisa un pasaporte malasio con la excusa de haber extraviado el suyo y estaba intentando dejar Australia. Cuando estaba a punto de hacerlo, los agentes de la policía federal la esperaban en el embarque.

Ahora deberá comparecer en el tribunal de Sidney el próximo 21 de junio.

 

¿Qué dices?

Disculpa, debes iniciar sesión para escribir un comentario.

Calcula cuál es tu esperanza de vida según el país del que provienes

_101572212_life_expectancy_feature_promo_v2
La expectativa de vida está en aumento. Las personas nacidas en 2016 vivirán, en promedio, siete años más que aquellos nacidos hace 25 años.

El regreso de Abba: el grupo sueco graba nuevas canciones por primera vez en 35 años

_101073732_abba
El grupo de pop Abba volverá a componer música por primera vez desde los años 80.

"Dismorfia de Snapchat": el fenómeno por el que cada vez más pacientes de cirugía estética aspiran a parecerse a sus propios selfies con filtros

_100992847_snapchattoppic
A Crystal siempre le ha encantado intercambiar selfies con sus amigos pero muchas veces se paraba un rato antes de enviar el suyo: "No podía dejar de mirar la manera en que el filtro de Snapchat me cambiaba la cara", le dijo la BBC.