Hombre se patea a sí mismo 134 veces en la cabeza por récord

Puskar Nepal realizó este récord para "contribuir algo para los pobres de las áreas rurales"

kick-world-record_647_071615043126
18 jul, 2015 a las 17:30

Puskar Nepal se pateó a sí mismo 134 veces en la cabeza en 60 segundos para romper el récord Guinness en esta categoría. Un video de YouTube cuenta la historia y lo muestra en acción. El reto tuvo lugar en Kantipur City College de Katmandú.

Explicando la razón por la cual quería romper un récord, Puskar indicó que “quería contribuir algo para los pobres de las áreas rurales. Quiero que personas de diferentes países me conozcan. Romper un récord  mundial siempre ha sido un sueño para mí”.

Puskar señaló que para su hazaña fue inspirado por Ashrita Furman, la persona con más récord Guinness en el mundo. Para patearse la cabeza con tanta rapidez entrenó ocho meses.

“Estoy tan apasionado por los récord Guinness que ahora apunto por tener más de 100”, indicó. “Creo que mis récords ayudarán a promover mi país (…) También quiero probar que personas de países pequeños y pobres como Nepal pueden hacer todo”, afirmó.

El anterior poseedor del récord fue Joel Leindecker de Los Ángeles, quien en el 2013 se pateó 127 veces en la cabeza.

 

Fuente: El Comercio

¿Qué dices?

Disculpa, debes iniciar sesión para escribir un comentario.

Calcula cuál es tu esperanza de vida según el país del que provienes

_101572212_life_expectancy_feature_promo_v2
La expectativa de vida está en aumento. Las personas nacidas en 2016 vivirán, en promedio, siete años más que aquellos nacidos hace 25 años.

El regreso de Abba: el grupo sueco graba nuevas canciones por primera vez en 35 años

_101073732_abba
El grupo de pop Abba volverá a componer música por primera vez desde los años 80.

"Dismorfia de Snapchat": el fenómeno por el que cada vez más pacientes de cirugía estética aspiran a parecerse a sus propios selfies con filtros

_100992847_snapchattoppic
A Crystal siempre le ha encantado intercambiar selfies con sus amigos pero muchas veces se paraba un rato antes de enviar el suyo: "No podía dejar de mirar la manera en que el filtro de Snapchat me cambiaba la cara", le dijo la BBC.