Testículos de gallos, perros y toros: Herramientas que hace a los hombres más viriles.

El 2 de agosto de 1848 un zoólogo alemán llamado Arnold Berthold decidió averiguar qué hace que los gallos cacareen, se pavoneen y se crean dueños del gallinero. Y fue directo al grano: operó a seis pollos y les quitó los testículos.

Gallo
20 feb, 2017 a las 00:02

Estos, registró Berthold, “no eran agresivos, rara vez peleaban con otros gallos, desarrollaban una voz monótona, sus crestas y barbas eran pálidas y subdesarrolladas y sus cabezas pequeñas”.

¿Y los otros?

El zoólogo les reimplantó a dos de ellos uno de sus propios testículos en la cavidad corporal, cerca de los intestinos. A los otros dos, les intercambió los testículos, poniéndoles los de uno en el cuerpo del otro y viceversa.

No hizo ninguna diferencia.

gallos peleando

Los cuatro pollos se desarrollaron como “aves de corral sin castrar, normales: cantaban lujuriosamente, a menudo peleaban, reaccionaban como es usual ante las gallinas, sus crestas y barbas se desarrollaron normalmente”.

Cuando los volvió a operar, Berthold notó que los testículos se habían acoplado bien al interior del cuerpo pero que no estaban produciendo esperma.

Concluyo que tenía que ser otra cosa lo que preservaba la “masculinidad” de los gallos.

Gallo bravo

Sin saberlo, Berthold se había topado tanto con la ciencia de las hormonas -endocrinología- y con la idea de una hormona masculina: la testosterona.

Y había dado a luz a la idea de encontrar un “elixir de masculinidad” que nos sigue acompañando.

“Agente masculinizador”

La importancia del experimento de Arnole Berthold no se notó inmediatamente.

Pero a lo largo del siglo XIX, la teoría hormonal empezó a ser aceptada y, al mismo tiempo, fue creciendo el interés en aislar ese “agente masculinizador”.

Durante mucho tiempo se había creído que era la esperma la que le daba a los hombres esos poderes.

En 1869, el fisiólogo y neurólogo mauriciano Charles-Édouard Brown-Séquard dictó una conferencia en la Escuela Médica de París en la que declaró:

 “De ser posible inyectar semen en las venas de hombres viejos sin correr riesgos, obtendríamos la regeneración intelectual y de los poderes físicos”
Charles-Eduoard Brown-Séquard
El fisiólogo compartía la opinión, común en esa época, de que al masturbarse los hombre perdían esa energía seminal vital y como consecuencia se enfermaba y debilitaba.

Quizás, pensó Brown-Séquard, se podía aislar lo que sea que estaban en los testículos que producía la masculinización.

A medida que envejecía, la idea se hizo más apremiante, así que, durante un período de 15 días en 1889, cuando tenía 72 años, el científico se inyectó extracto de testículos de perros y conejillos de indias molidos.

Y, aseguró, los resultados fueron casi inmediatos y muy sorprendentes.

“El trabajo experimental en el laboratorio casi no me cansa ahora, para el asombro de mis asistentes”, aseguró. “Soy capaz de permanecer parado durante horas sin sentir la necesidad de sentarme“.

Y esa no era la única manifestación de su energía renovada. Midió la distancia que alcanzaba su chorro de orina y declaró que “la distancia promedio era un cuarto menor de la de ahora tras las dos primeras inyecciones”.

Nota completa: http://www.bbc.com/mundo/noticias-38957479

¿Qué dices?

Disculpa, debes iniciar sesión para escribir un comentario.

Boconas: La Inmamable 2 Capítulo 1

Ya comenzó la novela mas esperada de todos los tiempos #LaInmamable2. En su segunda temporada veremos a Irma embarazada luchando por la herencia contra la mamá de Ricardo Ricardo en #Boconas

Boconas: Entrevista a Luis Olavarrieta en su retiro espiritual en México

luis
En #Boconas entrevistamos al periodista Luis Olavarrieta para contarnos de su experiencia en el retiro espiritual que realizó en Mexico. Escucha y descubre lo mejor de su viaje. #Boconas

Boconas: Entrevista al maestro Gerry Weil

En cabina nos acompañó el maestro @GerryWeil para comentarnos de su evento #Navijazz este #09Dic en el @CCulturalBOD #Sintoniza #Boconas